OPIACEOS

Los analgésicos opiáceos son esenciales para la supresión de las respuestas reflejas a los estímulos dolorosos quirúrgicos y anestésicos durante la TIVA.

 

Propiedades físicas - El representante principal es la Morfina, que tiene una estructura química rígida en forma de T y es un derivado del fenantreno o de la 4-fenilpiperidina. La morfina es un alcaloide pentacíclico existente en el opio, jugo extraído de la planta Papaver Somniferum, pero hoy en día se utilizan en anestesia los nuevos opiáceos sintéticos, el Fentanilo, el Alfentanilo y en particular el Remifentanilo.

 

Efectos sobre el Sistema Nervioso Central - Los opiáceos mórficos se caracterizan por poseer afinidad selectiva a los receptores opioides, mas concretamente sobre los receptores mu, situados a diversos niveles del sistema nervioso central, tanto sobre el sistema aferente que conduce la información nociceptiva, como sobre el sistema eferente que la controla. Estos fármacos producen analgesia profunda de forma rápida, pero no son anestésicos completos, y aunque se incrementen sus concentraciones no es posible un mayor efecto anestésico.

 

Efectos sobre el Sistema Cardiovascular - Los opiáceos en general, incluso en altas dosis, se caracterizan por aportar una buena estabilidad hemodinámica, de hecho su moderado efecto vasodilatador se traduce en un aumento del índice cardiaco.