VECURONIO

Inicio de acción y duración intermedios

 

PRESENTACIÓN CLÍNICA:

Se comercializa como Norcuron ®, y se distribuye en viales liofilizados tamponados de 4 ó 10 mg o en viales de 5 ml de solución acuosa transparente, con una concentración de 2 mg.ml-1.

 

BLOQUEO NEUROMUSCULAR.

La ED95 es de 0.05 mg.kg-1, con un bloqueo máximo en 5-6 min, un índice de recuperación 25%-75% de 10-15 min y una duración de acción del 90% de 30 min. Con 2 ED95 el bloqueo máximo se reduce a 2.5 min (condiciones permisivas de intubación a los 90 segundos en el 90% de los pacientes). Se puede realizar un cebado previo con 0.01 mg.kg-1, 3-4 minutos antes de la dosis principal (0.1 mg.kg-1), reduciéndose un 25% del tiempo de obtención del bloqueo máximo, a la vez que se mejoran las condiciones de intubación, si bien no igualan a las logradas con suxametonio.

La recuperación del vecuronio se produce más por redistribución que por eliminación. Así, dosis mayores retrasan la recuperación de forma más significativa que dosis reducidas. Un metabolito, el 3- desacetilvecuronio es posiblemente el causante de los episodios de curarización prolongada en pacientes expuestos de forma continuada al vecuronio (UCI).

Después de la dosis inicial el vecuronio se puede administrar en bolos (0.010 a 0.025 mg.kg-1) o en perfusión continua (1 - 1.7 µg.kg-1.min-1 para un bloqueo del 90%).

Se antagoniza fácilmente por anticolinesterásicos, tanto edrofonio (10 mg en bloqueos leves, y 0.3-0.5 mg.kg-1 en BNM moderados a intensos) como neostigmina (a dosis desde 20-35 µg.kg-1).

 

VECURONIO EN SITUACIONES ESPECIALES:

Pediatría: Respecto a los adultos se aprecia un inicio de acción más rápido en los niños. En los lactantes, el inicio de acción del vecuronio es más rápido y la duración y ritmo de recuperación están incrementados respecto a los niños mayores de 1 año. Los niños entre 2 y 9 años son más resistentes al vecuronio que los adolescentes entre 10 y 17 años.

Geriatría: En mayores de 60 años, el inicio de acción del vecuronio está retrasado y se requiere menor dosificación en la infusión continua con una recuperación más prolongada

Insuficiencia renal: En nefrópatas se produce un aumento del 20% de la duración del vecuronio administrado en bolos, con efecto acumulativo sin repercusión clínica trascendente. La potencia no se altera en caso de insuficiencia renal.

Insuficiencia hepática: En los cirróticos, el vecuronio duplica la duración del BNM.

Cardiopatías: El vecuronio apenas induce liberación de histamina a dosis de hasta 0.2 mg.kg-1. El mayor efecto secundario de tipo cardiovascular del vecuronio es la posibilidad de causar bradicardia, especialmente durante técnicas quirúrgicas que produzcan estímulo vagal o al asociarse a mórficos.