SISTEMA DE APORTE DE GASES FRESCOS

El sistema de aporte de gases frescos comprende desde la llegada de los gases al respirador hasta el circuito de anestesia. El aparato de anestesia recibe el gas comprimido desde una fuente de suministro y, mediante los caudalímetros crea una mezcla de gas de volumen y composición conocida. Esta pasa a través de un vaporizador, donde incorpora un porcentaje exacto de gas anestésico volátil. El gas resultante penetra en el circuito anestésico. Llamamos ¨flujo de gas fresco¨ (FGF) al volumen minuto de gas final, que se aporta al circuito anestésico y que todavía no ha sido utilizado por el paciente, habitualmente es una mezcla de oxigeno, y/o aire medicinal, N2O al que se puede añadir o no gases anestésicos inhalatorios.

Fuente de Alimentación de gases

Todos los hospitales tienen un sistema centralizado de aporte de gases medicinales. Las tomas de gases de la pared o tomas ”rápidas” no están todavía unificadas, existiendo varios tipos de terminales según la industria instaladora (Carburos Metálicos, Drager), de igual manera ocurre con la entrada de gases a los aparatos. No obstante, para cada marca es específica la forma (y el color) del terminal para cada gas, no siendo intercambiables. Como medida de seguridad, en el interior de cada aparato existe una válvula de control que previene el flujo retrogrado de gases a la atmósfera.